Los Envases Compostables forman parte de una línea denominada Packaging ecológico, en los últimos años este tipo de envases está teniendo una demanda cada vez mayor. La sociedad actual está cada vez más concienciada de la importancia que una economía circular tiene en el cuidado del medio ambiente. Por este motivo, las empresas envasadoras solicitan cada vez más este tipo de material, de manera que su actividad tenga cada vez un menor impacto medioambiental.  Qué son los Envases Compostables exactamente

¿Qué son los Envases Compostables?

Se trata de envases fabricados con materias primas procedentes de fuentes naturales, respetuosas con el medio ambiente y libres de cualquier componente de origen fósil que, bajo condiciones específicas de temperatura, luz y humedad, acaban transformándose en compost. Por lo que su re incorporación al medio ambiente, será en forma de materia orgánica. Comprar productos envasados en material Compostable es sinónimo de nuestra preocupación por el medio ambiente.

Entonces, ¿de qué están hechos y cómo se comportan estos envases?

Materiales de los Envases Compostables

Como hemos indicado, las materias primas a partir de las que se fabrican los Envases Compostables, provienen de fuentes naturales, celulosa, madera, papel, etc. que, junto con bio polímeros de procedencia vegetal, completan el abanico de las diversas materias primas utilizadas en su fabricación.

Comportamiento de los Envases Compostables

A diferencia de los envases convencionales, los Envases Compostables, a la vez que respetuosos con el medio ambiente, permiten la valorización del residuo, ya que como hemos comentado, los residuos generados por estos envases son transformados en compost que puede ser utilizado como materia orgánica. Por lo que tendremos la garantía de que cualquier resto incontrolado que pudiera quedar, será incorporado de forma espontánea al ciclo natural.

Utilizar Envases Compostables en cualquiera de sus formatos, no implica cambio alguno en los hábitos del consumidor, la única diferencia con respecto a un envase convencional, será el material del que está hecho, lo que facilitará la gestión domestica del residuo.